Sin compromiso

Sonreían el uno al otro.

Sin esperar nada a cambio.

Sin favores que devolver.

Sin cuentas pendientes que saldar.

Era la sonrisa correspondida más bonita que existía.

Anuncios

Las dos ruedas ganan batallas en Valladolid

La Asamblea Ciclista de Valladolid ASCIVA cada vez se integra más en la vida política de la ciudad

Hace casi tres décadas un grupo de amantes de las bicicletas fundaron ASCIVA, una asociación que lucha por los derechos de un colectivo que encuentra muchas desventajas en un mundo no adaptado a las dos ruedas. Manuel Ortiz, presidente de esta agrupación, reconoce los grandes logros que poco a poco han ido consiguiendo gracias a su constancia y dedicación, aunque según afirma, aún les queda mucho camino por pedalear.

96334e73-5d1a-47de-90ac-6bc29600898d

Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de esta organización?

Respuesta: La Asamblea Ciclista tiene ya 26 o 27 años de existencia. Cuando yo entré en el año 95 ya llevaba varios años de andadura. Surgió por la necesidad de empezar a reivindicar un espacio propio para todo aquel que se movía en bicicleta. Que la ciudad empezara a tomar nota de esa parte de ecologismo que empezaba a surgir y a tener en cuenta a este colectivo a la hora de tomar decisiones.

P: ¿Y qué habéis conseguido hasta ahora?

R: Las primeras cuestiones que se tomaron son el carril bici universitario desde la plaza Santa Cruz hasta el Campus Universitario. Este fue el primer proyecto serio, cuando la política empezó a tomar en cuenta a la bici como otro medio alternativo de movilidad. Ahora ya se entiende como algo normal, pero en ese momento se tomaba como el bicho raro. Cuando te veían con la bici a las siete de la mañana pensaban que te ibas a hacer deporte cuando en realidad te ibas a trabajar. Ahora hay ese pequeño paso que ya se ha conseguido avanzar.

P: ¿Cuál ha sido vuestro mayor logro?

R: Yo creo que fue la ordenanza de movilidad ciclista de los años 60 que conseguimos cambiar, hemos modernizado los derechos y obligaciones. Por ejemplo, en dicha ordenanza se establecía que el ciclista, cuando venía un coche, debía apartarse y dejar el paso y ya ni siquiera cumplía el reglamento general de circulación actual. La bicicleta es un vehículo más y tiene que estar ahí. Los ciclocarriles para nosotros son algo importante porque dejamos de tener los carriles bicis en las aceras, quitando espacio a los peatones, y se coloca la bici en la calzada estableciendo que es un vehículo más y estableciendo que es un elemento más de movilidad y no uno alternativo.

P: ¿Qué actividades realizáis para animar a la gente?

R: Todo lo que nos surge. Lo más llamativo y que más años llevamos haciendo es Masa Crítica que apadrinamos aquí en Valladolid. Es un movimiento global a nivel internacional, cumplirá 16 años en noviembre. Llevamos ya 13 años con el movimiento ciclonudista. Y luego realizamos cualquier cuestión reivindicativa, desde campañas de regalar timbres, de rutas urbanas, rutas de cicloturismo, vacaciones en bici, planteamientos de rutas a la carta, gente que tiene la necesidad de ir a algún lugar y no saben por dónde, cursos de andar en bicicleta, en realidad un poco de todo, lo que surge lo intentamos realizar.

P: ¿Cuándo os reunís con Masa Crítica contáis con mucha participación? ¿Qué temas tratáis?

R: Pues ahora está un poco capa caída porque hay que generarlo mes a mes y cuando estás en un colectivo altruista que te cuesta tiempo y dinero exige una dedicación y encargándote a la vez de otros proyectos es difícil. Pero bueno llevamos 16 años, y aunque seamos 40 o 50, no mil, ni los 200 que hay en León, nunca ha decaído y todos los viernes primeros de mes siempre hay gente. Sobre todo tratamos las problemáticas de la gente, anécdotas que van surgiendo, soluciones de luces, robos. Pero lo más importante es conocer a gente con un fin común. Y viene muy bien para la gente nueva que ese ratito en el que nos movemos por la ciudad, se ve dentro de un grupo, y si estuviera solo no se atrevería. Vale como un elemento común de los ciclistas y para hablar un poco de todo.

P: ¿Cuántos socios sois más o menos?

R: De forma activa, que somos como el grupo de gestión más o menos, somos unos 20. Luego tenemos gente que está cerca pero que no se implica del todo. En redes sociales hay bastante gente apuntada y demás pero en realidad de forma activa los 20 del grupo de gestión.

P: ¿Y notáis que la ciudad de Valladolid agradece vuestra la labor y todo lo que hacéis?

R: Ahora hay un movimiento que parece que está en contra de la bicicleta. Porque da la sensación de que hay una parte reivindicativa y luego hay una parte de sensibilidad. La política va teniendo en cuenta las reivindicaciones cuando hay un colectivo ciudadano que está representado y se da a conocer para luchar por su espacio. Pero hay quienes piensan que todo se hace para la bicicleta, y no es así, pero ojalá lo fuera. A veces cuando se consiguen tres cosas llamativas, como ciclocarriles que han hecho hace relativamente poco, aparcamientos, o que ahora se pueda meter las bicis plegables en el bus, parece que es todo a favor de la bicicleta, pero no es así. Aunque sí es cierto que al estar encima, como un colectivo más, con reivindicaciones de peso sustanciadas con argumentos y no con ideas peregrinas, se va notando que la balanza cae un poquito más hacia nosotros.

P: ¿Notáis que la vida política os tiene más en cuenta?

R: Si, también cuando ha cambiado el equipo de gobierno se ha notado un avance. Pero destacamos que en anteriores legislaturas sacamos una ordenanza nueva, pues la que había era de los años 60. Lógicamente hubo que actualizar ciertas cosas que eran necesarias.

P: ¿Qué zona de Valladolid consideráis que está mejor equipada o mejor adaptada para la circulación en bicicleta?

R: La Zona Sur, desde Vallsur, es la mejor equipada por ser la más moderna ya que urbanísticamente a la hora de construirla ya contaba con los carriles bicis, calles amplias y con vías de servicio. Así cada medio de transporte tiene su espacio, y así a la hora de compartir espacio no hay tantos problemas y no se molesta. Hay otras partes de la ciudad en las que la convivencia entre peatón, ciclista, transporte público y privado, es mucho más peliaguda a la hora de compartirla.

P: Respecto a la nueva red de ciclocarril que se ha creado en la zona centro de Valladolid. Muchos conductores habituales del automóvil han criticado esta medida. ¿A qué creéis que se debe esta actitud de rechazo?

R: Primero, desconocimiento, porque la gente no conocía cuál era la novedad y creían que Valladolid era el experimento mundial y no es así porque en otras ciudades como en Madrid, Barcelona, Vitoria o en Oviedo llevan mucho tiempo haciéndolo y desarrollándolo. Como es quitar espacio al coche, da la sensación de que pierden su libertad, pero en realidad la libertad la tenemos todos los ciudadanos. Únicamente se ha cambiado el límite de velocidad, no se ha quitado espacio al mundo del motor. El problema es que cuando las políticas han ido siempre a favor del coche, cuando esto se invierte por unos planes de movilidad, la gente que tiene que ir en coche y se lo quitan por la contaminación o este tipo de medida, empiezan a pensar que no pueden ir a ningún lado. Pero hay que cambiar la mentalidad, que es una de las políticas que defendemos. No todo es el coche, también se puede ir andando, en bici, y en transporte público.

P: El Alcalde de Valladolid, Óscar Puente dio los resultados de los presupuestos participativos, donde casi 7.000 ciudadanos votaron en qué destinar el dinero. Una gran parte de este dinero que se va a invertir, casi 1 millón de euros, está destinado a mejorar la accesibilidad y movilidad del ciclista. ¿Qué opináis sobre ello? ¿Cuáles son vuestras expectativas? ¿Creéis que se va a cumplir o no?

R: Si son presupuestos participativos y han dado la palabra que van hacerlo, que vaya para delante. Pero entendemos que la movilidad en bici no es solo carril bici, es también hacer ciclocarriles, reducir la velocidad, hacer áreas a 30 km/h y crear infraestructuras ciclistas, pero que no sean a costa del peatón, porque muchas veces los carriles bici se han subido a las aceras. Sin embargo, al coche se le ha dejado manga ancha y ha sido el rey de la movilidad y al peatón se le ha ido apartando, sin hacer corredores peatonales, ni que las secuencias semafóricas fueran a favor de los peatones o de los ciclistas. Si ahora esas infraestructuras que se quieren realizar tienen que ser restando espacio al coche, pues bienvenido sea, pero si ese presupuesto va ir hacia delante, que empiece ya y que sea a favor del peatón y ciclista y no en detrimento de ellos.

P: Durante finales de noviembre y principios de diciembre, tendrá lugar “La Ciudad Imaginada”, un proyecto en donde se presentarán numerosas iniciativas de profesionales de todo el mundo además de la participación ciudadana. ASCIVA ha participado ¿en qué consiste exactamente el proyecto y cuál es vuestro papel?

R: Pues está todavía por definir, porque están un poco verdes. Sé que vamos a participar, pero no se sabe mucho más. Estamos aún hablando del tema con el que lo coordina.

P: ¿Qué les dirías a los vallisoletanos para que se animen a participar con vosotros?

R: Que dejen el coche en su casa, que prueben a moverse en bicicleta que se puede hacer casi todo. Ni el buen tiempo es lo mejor ni el malo es lo peor, todo el año se puede ir en bicicleta. Desde luego si ven rutas que pueden ser poco seguras para ellos, que busquen otra alternativa. Que busquen una buena bicicleta, un buen candado y se tiren a la calle porque su salud y la del resto lo van agradecer y van a tener mucha más libertad de la que creen que puedan tener actualmente.

lucipova@hotmail.com

sandrasr578@gmail.com

Oportunidad final

Como cuando te dicen que el avión en el que viajas va a estrellarse. No hay escapatoria ni salvación. Alas convertidas en tu verdugo, cansadas de volar tan alto que han perdido el rumbo y optan por estrellarse en un vacío sin final del que tú ahora ya formas parte.

Es la impotencia de no poder hacer nada, tienes las manos abiertas y sin embargo no pueden tapar los gritos que lanzas al vacío. Te aproximas rápidamente a tu destino, el que no figuraba en tu billete, el que no elegiste, el que alguien escribió por ti.

Y ahí estás, una vez más, mirando a tu alrededor, una vida por detrás, pero ninguna por delante ya. Y te arrepientes de que esta vez no haya más; más oportunidades de las que ya obtuviste, más miradas hacia el mundo que no conociste, más besos del amor de tu vida, más protección del que brazos ya te dieron, pero no devolviste.

El aire se agota y tus pulmones cansados de llorar te hacen arrodillarte ante un inoportuno pero imparable final y donde esta vez sí aprovechas esa oportunidad de descansar en paz.

La risa por un chiste

-Podrías tener a cualquiera

-Yo no quiero a cualquiera, le quiero a él.

 

Le quiero con sus sueños e ilusiones,

sus ganas de luchar,

su sonrisa en una colorida primavera.

Le quiero con el ardor de su mirada,

el anhelo de volar alto,

la risa por un chiste.

Le quiero con la seguridad de ser él mismo,

de expresar lo que siente,

de ser simple, pero original también.

Le quiero con su bondad y humildad.

 

Pero también le quiero con sus complejos e inseguridades,

sus lágrimas en un mal día de invierno,

su mala suerte en un juego de azar.

Le quiero con el pie izquierdo,

el cansancio de un duro día de trabajo,

la tristeza de un sueño perdido.

Le quiero con la impotencia de no saber qué hacer o elegir,

de una oportunidad perdida,

de una mala decisión.

Le quiero en sus momentos de orgullo y terquedad.

 

Simplemente, le quiero.

Azar

 

“Sólo aquellos

que nada esperan del azar,

son dueños de su destino”

– Matthew Arnold-

Se dio cuenta de que no existe el oro al final del arco-iris, que cruzar los dedos para alejar a los fantasmas y a los malos espíritus no funciona y que el 11:11 son cuatro cifras sin más.
Que los tréboles de cuatro hojas son mutaciones de una triste planta verde, y las monedas lanzadas a la Fontana de Trevi solo oxidan el agua un poco más.
Pedir un deseo al ver una estrella fugaz, al caerse una pestaña o soplar un diente de león que se cruza frente a ti no funciona para nada si no le pones tú las ganas.

Se dio cuenta de que los cristales rotos no hacen daño si no los tocas.
Que el color negro de un gato solo es la mezcla de otros tres y de que los viernes 13 no dan tanto miedo si no le abres la puerta a Jason.
Derramar la sal, abrir un paraguas en un sitio cerrado o pasar por debajo de una escalera, no significan nada si no lo haces para molestar a alguien.

Se dio cuenta de que todo se basa en el esfuerzo personal, en las ganas de luchar.
No existen los finales tristes, son las personas las que convierten la luz en oscuridad.
Somos nosotros los dueños de nuestro destino.
Nosotros creamos suerte y nosotros la destruimos.

Es mental

A lo largo de mi vida he aprendido que de un dolor físico te puedes curar, pero ¿qué hay del interno, del mental? Ese que te engancha y no te suelta hasta matar. Que se adueña de tu seguridad y te desnuda frente a los demás. El que desgarra cada centímetro de fe que tienes en la piel. El que te impide ver la luz más brillante del amanecer.

Como un ácido que gota a gota va quemando tu ser hasta arder. Como un veneno que taladra tu lengua hasta morder. Un dolor que ni el más bueno de los corazones puede sanar. No hay tratamiento ni canción que los oídos puedan besar.

A lo largo de mi vida he aprendido que quien te inflige queriendo este dolor cuanto más lejos mejor.

Lección de San Valentín

Os creéis que el día de hoy se reduce a las personas con pareja. Os equivocáis. Ambos bandos vivís equivocados. Sí, la sociedad nos confunde, con tantos estereotipos sobre este día. Anuncios, películas, y ofertas en cualquier empresa destinadas al amor de pareja.

Por un lado, están las personas que no tienen pareja y se amargan llenando el día de comentarios despectivos hacia el mundo, molestando y criticando con sus estupideces insensatas al resto de personas que quieren celebrar este día. Pero el amor es más grande de lo que se creen. Ellas también son amadas, por sus familiares, amigos e incluso mascotas. Y eso casi nadie lo ve. El amor también es el cariño, el afecto, la dedicación hacia una persona sin necesidad de tener que besarla en la boca. Es hacernos sentir que encajamos en un mundo que no encaja.

Y en el otro bando, las personas locamente enamoradas. Sí, hoy es vuestro día, pero no olvidéis que es el de todos también. Habéis encontrado a alguien que os hace bien, que os respeta, que os entiende, que os hace sentir terremotos en el cuerpo cada vez que os tocáis. Alguien que os hace ver que todo lo vivido hasta ese momento no vale nada, que la vida empieza en ese instante en el que l@ conocisteis. Que el amor es eso que sin quererlo ni buscarlo aparece un día para cambiaros el rumbo, y las grises nubes que andaban contigo se deshinchan como el globo de un niño al que acaban de soltar. Hoy podéis celebrarlo con vuestras parejas y contarle al mundo cuánto os apreciáis y os deseáis, pero no os olvidéis del resto de personas que os rodean, ellas también son parte de vuestra vida. Así que dedicad tiempo de este día a agradecérselo también a ellas que os lo dan todo sin pedir nada a cambio.

Hoy 14 de febrero, es un día en el que todos celebramos el amor que tienen hacia nosotros y el que nosotros damos a los demás, pero recordad que debemos agradecer esto cada día de los 365 que tiene el año. Así que levantaros de donde estéis sentados desolados y dando la vara por las redes sociales e id, abrazad y felicitad a vuestros seres queridos gracias a los que sois quienes sois.